logo_cap_l.jpg
 (2347 bytes)
as gimnospermas son plantas espermatófitas (con semillas), que presentan los carpelos no diferenciados en ovario, estilo y estigma.
Al contrario de las angiospermas, los óvulos y semillas no se forman en cavidades cerradas. Son plantas leñosas de porte variado, árboles o arbustos. Comprenden las clases Ginkgoineas, Coníferas, Cicadinas y gnetinas.
Coníferas

Son típicas plantas cormofitas, leñosas y muy ramificadas. Abundaban en el jurásico y cretácico formando tupidos bosques. Los órdenes Cordaitales y Coniferales comprenden a especies fósiles y actuales, que tuvieron su máximo desarrollo en el Mesozoico; algunos de ellos llegaban a los 30 metros de altura.
Gimnosperma de la clase conífera
Gimnosperma de la clase conífera
Muchas especies ya han desaparecido o reducido, pero se conservan otras como los pinos, de amplia distribución en la actualidad. En general se trata de árboles longevos, de gran porte, con hojas simples (trofofilos), numerosas, relativamente pequeñas y en su mayoría con forma acicular (cedros, pinos, enebros...) o escamosas (cipreses, tuyas o secoyas). Salvo alguna excepción que presenta hojas caducifolias, éstas son normalmente perennes.
Aunque las características de las flores varían según los grupos, éstas carecen de periantio, siendo siempre unisexuales. Normalmente, las flores son monoicas, es decir, masculinas y femeninas situadas en la misma planta, aunque también se da el caso de flores dioicas (situadas en plantas independientes), como sucede por ejemplo en los enebros. En las formas más evolucionadas las flores femeninas (megasporangios) son muy reducidas, y están soldados por brácteas ovulíferas (escamas seminíferas) en los conos o estróbilos de las piñas. Según la especie, la semilla posee un ala para permitir la dispersión por el viento.
Por su parte, las flores masculinas (microsporangios) se agrupan en unos conos que incluyen numerosas hojas polínicas o microsporófilos, El polen contenido en los sacos polínicos poseen en ocasiones dos vesículas de aire, con objeto de facilitar la polinización anemógama (mediante el viento). Entre la polinización y la verdadera fecundación puede transcurrir más de un año. Las familias de las coníferas se dividen en: Pináceas, Cupresáceas,Taxodiáceas, Araucariáceas, Podocarpáceas, Taxáceas y Cefalotaxáceas.
Ginkgofitos

La clase Ginkgoíneas presenta una única especie, la Ginkgo biloba, un verdadero fósil viviente que representa actualmente a un buen número de fósiles con origen en el Pérmico.
Ginkgo biloba
Ginkgo biloba
Ginkgo procede del chino, y después también del japonés, que significa "albaricoque de plata" (gin=plata, kgo=albaricoque); Biloba (del latín bi=doble y loba=lóbulos) significa bilobado, en referencia a que la hoja, que es en forma de abanico, tiene un corte en el medio mostrando dos lóbulos.
Se trata un árbol dioico (con flores femeninas y masculinas situadas en plantas independientes). Las hojas son caducas, en forma de abanico y con nerviación dicotómica. En esta especie, al igual que en las coníferas, el polen se produce en unos conos o estróbilos. La fecundación tiene lugar tras recibir los estróbilos femeninos el polen disperso de forma anemógama (mediante el viento). La semilla se presenta desnuda (no dentro de un fruto); tiene aplicaciones medicinales en determinados países asiáticos.
El Ginkgo puede ser la planta gimnosperma más antigua

logo_cap_l.jpg (2347 bytes)
n ejemplar de Ginkgo pueden vivir más de 3000 años. El Ginkgo biloba chino sobrevivió esencialmente en el tiempo sin variaciones. El material de hoja fosilizada del pérmico es notablemente similar al actual Ginkgo biloba, por eso Charles Darwin lo llamó un fósil viviente en 1859. Probablemente se trate de la planta viviente con semillas más antigua, por eso es visto por muchos amantes de la naturaleza como una de las maravillas del mundo.
Pensemos por un momento, que esta planta fue en un tiempo muy remoto una especie dominante en el mundo, y hoy en día, entre todos los miles de vegetales que pueblan la Tierra, el Ginkgo es un precioso eslabón (el único de su género) entre nuestro presente y ese pasado que se remonta a cientos de millones de años.
Ginkgo biloba
Actualmente, el Ginkgo, con sus brazos fuertes y ramificados, y sus curiosas hojas caprichosamente modeladas, distingue y dignifica con su presencia muchos espacios humanos; vías y jardines de nuestras ciudades acogen sus ramas y demuestran con su longevidad que la historia humana es insignificante, si la comparamos con la genealogía de este árbol singular.
Desde esta visión, el paleobotánico Sir Albert Seward, en 1938, expresaba la grandeza de este árbol: "Apela al alma histórica: lo vemos como un emblema de la inmutabilidad, una herencia de mundos demasiado remotos para que nuestra inteligencia humana comprenda, un árbol que tiene en su custodia los secretos del inconmensurable pasado."
Un Ginkgo bombardeado símbolo de paz
A finales de la II Guerra Mundial, el 6 de agosto de 1945, una bomba atómica fue lanzada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Las plantas y árboles en varios kilómetros alrededor del epicentro de la explosión quedaron calcinados. En septiembre de 1945 se realizó un examen del área, y un Ginkgo que se encontraba situado junto a un templo, distante alrededor de 1 km del centro de la explosión, había brotado y renacido de sus cenizas.
Ginkgo biloba
Tras la Guerra, en el momento de reconstruir el templo el espacio disponible era menor, así que consideraron si debían cortar el árbol o trasplantarlo. Decidieron conservarlo en su lugar, y ajustar la construcción del templo a aquél. Actualmente, el templo dispone los peldaños en el frente, pero salvando el Ginkgo por ambos lados izquierdo y derecho, protegiendo el árbol dentro de una forma de U.
En el lugar existen grabados en recuerdo de aquel terrible acontecimiento: "No más Hiroshima", así como plegarias de las gentes en favor de la paz. Hoy en día se conocen dos árboles Ginkgo que sufrieron el bombardeo, y que permanecen vivos todavía; el otro se en encuentra en el jardín Syukkeien, en la ciudad de Hiroshima. Estos acontecimientos le han aportado al Ginkgo un valor místico, considerado como un árbol sagrado, allí permanecerá como un símbolo portador de paz y esperanza.
Cicadinas

Las cicas son plantas de las regiones húmedas o desérticas (tropicales y subtropicales). Se trata, junto con los Ginkgofitos, de auténticos fósiles vivientes del Paleozoico y Mesozoicos; muchas de las formas ya han desaparecido, comprendiendo en la actualidad pocos géneros representativos.
También se denominan Prespermafitas, pues son un eslabón entre los helechos y las espermafitas. Tienen parecido con los helechos arborescentes o palmeras. Poseen flores sencillas y carentes de periantio, que incluso después de caer la flor continúan creciendo sus ejes florales. Al igual que en las coníferas, las flores se agrupan en conos o estróbilos (piñas), recubiertas de escamas que se separan para permitir la polinización, la cual se realiza normalmente por el viento (anemógama). Los ginostróbilos (órganos reproductores femeninos) se encuentran siempre en plantas separadas de los androstróbilos (órganos reproductores masculinos portadores del polen), por ello estas plantas son dioicas. Salvo alguna especie que puede ser venenosa, existe una variedad de ellas que sirven como fuente de nutrientes, y en jardinería como plantas ornamentales.
Gnetinas

La clase Gnetinas comprende plantas muy semejantes en aspecto a las angiospermas o antofitos; árboles o arbustos de diversas regiones, incluso desérticas (como la Welwitschia del Kalahari), pero preferentemente tropicales o lluviosas. Tienen normalmente flores sencillas, con escasos estambres y un primordio seminal, aunque presentan periantio. En algunos casos son hermafroditas. Son consideradas un punto intermedio entre las Coníferas y las Angiospermas. Solo sobreviven los géneros Gnetun, Ephedra y Welwitschia. La Ephedra es muy conocida por su utilidad en farmacología, pues de ella se extrae un alcaloide, la efedrina.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Categories